divendres, 3 de maig de 2013

EN DEFENSA DE SALOU




La vida en ocasiones nos muestra situaciones, sensaciones o acontecimientos que parecen como ya vividas con anterioridad. Se suelen denominar “déjà vu” o “déjà vécu”, es decir, la sensación de haber pasado previamente por esa misma experiencia.

Para ver si esa sensación que tengo actualmente, no es un sueño, me remito a la hemeroteca. Concretamente a la edición del domingo 25 de marzo de 1990 de “La Vanguardia” en la que aparece un artículo titulado "La pugna visceral y económica entre Salou y Vila-seca amenazan el parque Busch”.

Recogía unas declaraciones de la Generalitat que, obligada a acatar la sentencia de segregación de Salou, instó a los dos ayuntamientos a acordar urgentemente una modificación de límites para satisfacer a Anheuser Busch. Iniciando los trámites para imponer por ley esta alteración de términos municipales

En el mismo artículo, el entonces alcalde Vila-seca, Josep Maria Pujals, afirmaba que "Salou debe ceder las 400 hectáreas afectadas por el parque a cambio de beneficiarse de éste”. Pujals  creía que Salou debía ceder las 400 hectáreas afectadas por el parque a cambio de beneficiarse del éste. El alcalde Vila-seca no aceptaba un consorcio por opinar que no daba garantías y ofrecía a Salou 200 hectáreas de permuta y la mitad de la zona comercial.

Transcurridos 23 años, la Generalitat en la a ley 5/12, en su 22ª disposición adicional, insta a los dos ayuntamientos a continuar en el consorcio, prorrogándolo "sine-die" y manteniendo la fiscalidad al 50%. Prórroga de la que ni el alcalde de Salou ni nadie en el ayuntamiento tenía conocimiento de su presentación por parte de la Generalitat.

Hace unos días el alcalde de Vila-seca, Josep Poblet, bendecía la última propuesta de la Generalitat, por interés común e indicando que su municipio hacía un gran esfuerzo de generosidad.
No nos pre-juzguen como los malos en esta película, hagan ustedes un ejercicio de empatía y pónganse en nuestro lugar. Para Salou la historia se repite: la Generalitat nuevamente vuelve a hacer del parque un tema partidista.

Probablemente en breve veremos en la prensa noticias que nos recuerden a otras que aparecieron por aquel entonces en las que la empresa promotora daba marcha atrás en su intención de invertir en el territorio. Ahora querrán cuestionar la inversión del BCN World a un acuerdo entre ambos municipio. De nuevo un déjà vécu o déjà vù.

Salou no quiere nada que no le corresponda. No es una cuestión de quien gana o quien pierde. Salou defiende su autonomía local y la propia gestión de la misma.

Consorcio sí, pero como herramienta de gestión de inversiones en ambos municipios, respetando la fiscalidad de cada municipio, es decir, que a cada municipio lo que es suyo.
Sr. Mas, Salou, después de 23 años como municipio independiente y de pleno derecho, es un sujeto político, no un objeto político como algunos de los suyos pretende hacer creer. Usted ya me entiende.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada