dimecres, 21 de gener de 2015

EL PP Y LA TEORÍA DE “LA MAYORÍA SILENCIOSA”



Escuché hablar de la teoría de mayoría silenciosa por primera vez por boca de Mariano Rajoy después de la huelga general de 2012. Cuando los periodistas le preguntaron sobre la enorme movilización ciudadana en contra de sus políticas de brutales recortes sociales y sus incumplimientos electorales (sí, sí, eran los tiempos en los que todavía respondía a los periodistas sin esconderse detrás de pantallas de plasma) Rajoy respondió que su gobierno se debía a “la mayoría silenciosa” que no había salido a la calle y que por tanto, según su lógica, esta avalaba sus políticas y su laminación a golpe de recorte de nuestro Estado del bienestar.

A partir de ese momento la teoría de la mayoría silenciosa se ha convertido en una especie de mantra permanente de Rajoy que sirve para rechazar todo lo que no le gusta y debe constar enmarcado en oro en todos los argumentarios del PP. En que consiste dicha teoría? Muy fácil, en convertir la política en una especie de derivada esotérica dónde la fuerza no la dan los votos sino conceptos místicos o nebulosas “mayorías silenciosas” virtuales que sirven para poder justificar cualquier cosa.

¿Que dice usted, que los ciudadanos rechazan los recortes en educación, sanidad o dependencia? Imposible! Una “mayoría silenciosa” entiende lo que estamos haciendo. ¿Como? ¿Hay malestar con la corrupción que salpica al PP? La “mayoría silenciosa” afirma lo contrario. ¿Cataluña? ¿Qué pasa en Cataluña? Nada! Una enorme “mayoría silenciosa” está inmensamente feliz con el status quo actual, todo lo demás son cuentos y tal…

Una derivada particularmente ridícula de la teoría de la mayoría silenciosa consiste en sumar a todos aquellos que no participan en las movilizaciones sociales como un todo harmónico y, sorprendentemente, afirmar que quien no sale a la calle es porque está totalmente de acuerdo con la justicia de las actuaciones Rajoy. Vamos a desarrollar esta curiosa concepción desde un estricto sentido común (en la medida en que sentido común y PP no sean ya conceptos antagónicos). Como todos sabemos la sociedad francesa ha protagonizado recientemente la mayor movilización de su historia para mostrar su rechazo el terrorismo. Cuántas personas han participado en estas manifestaciones de protesta? Un máximo de 3 millones, según la misma prensa francesa. Cual es la población de Francia? Más de 66 millones de habitantes. Supone esto, según la teoría de la mayoría silenciosa, que más del 90% de los franceses no están en contra del terrorismo? Menuda lógica! Ridículo, verdad?

Alguien debería recordarle al PP que las matemáticas no son una cuestión de opiniones y que en un sistema democrático las mayorías reales se demuestran en las urnas. El PP se obstina en hablar en nombre de todos los catalanes cuando los resultados del PP en Cataluña deberían hacer pensar, y mucho, a los responsables de su campaña. Tomemos como referencia las dos últimas citas con las urnas, cuántos votos obtuvo el PP en las elecciones al Parlament de 2012? 470.000 sufragios. Cuantos ciudadanos tenían derecho al voto? Más de cinco millones y medio. ¿Y las elecciones europeas, las últimas que se han celebrado, cuántos votos obtuvo el PP en Cataluña? 246.000, es decir, menos del 10% del total de los votos emitidos. Es evidente que estos 300-400.000 votantes del PP reflejan el estado de opinión de un segmento de la sociedad catalana pero de aquí a decir que menos del 10% representan a la mayoría y despreciar al resto va un océano.

Pero que nadie espere un mínimo de reflexión o de análisis por parte de los dirigentes y estrategas del PP. Nuevamente dirán que pese a que los ciudadanos no les votan y que en cada elección menguan en votos en realidad “la mayoría silenciosa” está plenamente de acuerdo con la hoja de ruta de Rajoy y, por lo tanto, no hay que apartarse ni medio milímetro del camino trazado. A veces da la sensación de que es posible que incluso se lo crean.


Pero el tinglado teórico es tan sumamente absurdo que no puedo evitar evocar a Kafka: “cuando Gregorio Samsa se levantó por la mañana después de una noche agitada se encontró a si mismo convertido…” en una mayoría silenciosa.  

Article de Luis Rosendo publicat avui al diari Més Tarragona  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada